Un poco de historia

Hace ya años, un grupo de amigos aficionados al deporte, y especialmente al baloncesto, comienzan a reunirse semanalmente para batirse en duelo en las canchas de su ciudad dando paso a algunas de las historias más épicas que nadie haya podido imaginar. Quizás el nivel no es gigante, pero si la intensidad y la pasión con la que juegan.

El fervor lleva a querer controlar más sus propios enfrentamientos, analizar sus acciones y para ello llegarán a anotar hasta sus propias estadísticas, en lo que ha sido la época dorada dentro de este grupo si a estas partidas nos referimos.

El tiempo pasa y las lesiones y compromisos no perdonan. Las ausencias crecen y reunirse cómo hábito comienza a resultar utópico.

Aun así el amor y afición al baloncesto va en aumento y se desarrolla en muchos de ellos el interés por seguir la NBA, por conocer sus estrellas, por tener sus camisetas, por seguir sus estadísticas…

Los debates comienzan a ser más interesantes, el ansia de conocimiento parece no tener techo y algunos de ellos, ya seguidores de la NBA desde edades más tempranas, se dan cuenta del potencial de este grupo, y deciden comenzar un proyecto que cambiaría sus vidas para siempre. Así, en el año 2013, daría comienzo la NBA YAHOO FANTASY LEAGUE

El baloncesto como forma de vida, nuestro movimiento cultural particular

Comenzaron, por aquel entonces, únicamente 8 personas. Empezar, como casi siempre, requiere familiarizarse con todo aquello nuevo que te rodea, aprender a usar una plataforma, exprimir todas sus opciones y enfocar la ilusión de un nuevo proyecto de tal manera que pueda tener su rédito a largo plazo. Ese primer año se respiró baloncesto. Quedadas para visionados, debates, ojeras, madrugones, discusiones acaloradas, vetos, celebraciones… muchos conceptos que llegaron para quedarse.

A medida que los años pasaban, nuestros lazos afectivos se reforzaban, la liga crecía en número de participantes y pasamos de un simple grupo a tener que entenderlo ya como una comunidad. El baloncesto nos absorbía y con ello llegaron nuestros primeros viajes a EEUU para ver NBA en directo. Al cabo de los años, aunque con la misma sensación especial de “morriña”, ya no nos parece tan raro hablar de aquella primera vez en el Barclays Center, los varios partidos vistos en el Madison Square Garden, la visita al Wells Fargo Center, el estar a pie de pista en el Capital One Arena o el disfrutar de un partido de PO en el Scotiabank Arena. Incluso si un equipo NBA venía a España, hacíamos por ir a verlo.

Desde 2013, cada año un trofeo y mil batallas para conseguirlo. 16 managers en la actualidad compitiendo cada semana por ser mejor que el de enfrente. Franquicias con identidad propia, más allá de nombres de equipos, producto de un número de horas insanas de dedicación semanal y con la personalidad marcada de cada uno de los que la gestionan.

En resumen, baloncesto como forma de vida, como nuestro movimiento cultural particular, como nexo de unión de un grupo de amigos, la Fantasy como canal conductor del mismo.

Síguenos